Interferencias de la comunicación II. Los filtros.

Buenas tardes letrad@s sentad@s,

En nuestra entrada semanal daremos paso a la segunda parte de las interferencias en la comunicación, materia tratada con especial relevancia en el mundo de la Mediación, pero como os he dicho en distintas ocasiones, también puede ser aplicada en la profesión de la Abogacía e incluso en nuestro día a día.

Tenemos que saber que los conflictos son inherentes a las relaciones humanas, es decir, generalmente, cuando dos o más actores desempeñan alguna actividad en común, no es de extrañar que se den ciertas condiciones que propicien la aparición de un conflicto, dado que pueden entrar en contradicción sus opiniones, expectativas, deseos y/o necesidades. Así pues, podemos afirmar que los conflictos se conforman como la regla y no la excepción, por lo que debemos ser capaces y conocedores de darles la mejor solución, y una forma de hacerlo es conociendo los principios básicos de la comunicación, que hemos podido ir viendo en distintos artículos, conjuntamente a otros elementos como son las interferencias en la comunicación.

En el caso particular de hoy, procederemos a estudiar los filtros de la comunicación los cuales influyen directamente en las interacciones interpersonales, y que se pueden desglosar o dividir en tres extremos:

· La imagen propia que tiene cada sujeto: Esta depende mayoritariamente del resultado de las interacciones que hayamos tenido con personas significativas, destacando especialmente la influencia de la familia y del grupo de iguales. En esta línea, la calidad de los vínculos, la forma en que hemos sido confirmados o descalificados, dependerá en gran medida de la imagen que tenemos de nosotros mismo, y que, en definitiva, se traduce como la autoestima de cada uno.

Por eso, el tipo de relación y de comunicación que sostenemos y desarrollamos con personas importantes puede influirnos en el modo de posicionar nuestra herramienta de comunicación. Así pues, el cómo nos vemos y cuánto nos valoramos son 2 factores que inciden de forma positiva o negativa en la forma de comunicarnos y vincularnos con los demás.

·La imagen que tenemos de los otros sujetos: De forma estereotipada o predispuesta al crearnos ciertas expectativas que nos conducen a determinados juicios sobre otros actores que pueden influenciarnos de forma negativa en nuestra forma de comunicarnos.

A modo de ejemplo, si creemos que las personas mayores no comprenderán nuestra posición sobre un tema concreto porque su experiencia y cultura de vida se encuentra muy lejos de la nuestra, al comunicarnos con estos estaremos influenciados por esa idea y no les daremos la opción para que muestren lo que realmente entienden y/o pueden empatizar con nosotros.

·La visión o expectativa creada en relación a una situación: El sentido que asignamos a esta puede concretar o determinar que nuestra respuesta o acto comunicativo tome una vía de carácter constructivo o conflictivo.

Ejemplificando lo anterior, si hemos quedado con un compañero que hace años con el que no hablamos, y cinco minutos antes de la cita nos dice que debemos anularla sin un causa justificada, nuestra forma de comunicarnos con esta persona será muy distinta que si no hiciera tanto tiempo que no nos hubiéramos visto y no estuviéramos añorando el momento de reencuentro.

Asimismo, cabe destacar la importancia de los dos últimos extremos, es decir el de la imagen de los otros y las expectativas en relación a la situación, dado que estos se encuentran altamente influenciados por nuestro entorno cultural, los valores, la moral, los instrumentos de comunicación, etc.

Concluyendo, este subprincipio que conforma las interferencias de la comunicación, conviene estudiarlo y comprenderlo con mucho detenimiento, dado que estos filtros los aplicamos a diario con las personas con las que dialogamos y nos comunicamos, aplicando unos métodos comunicativos según la persona que tenemos enfrente, ya sea por la relación profesional, el parentesco, la edad, el carácter, etc…Por lo que será necesario hacer un estudio propio de nuestros mecanismos de comunicación para advertir si estos son correctos y eficaces, o de lo contrario, los filtros que estamos usando nos están afectando negativamente en nuestra labor comunicativa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s