Interferencias de la comunicación III. Las barreras.

Buenas tardes letrad@s sentad@s,

En nuestra entrada semanal daremos paso a la tercera y última parte de las interferencias en la comunicación, materia tratada con especial relevancia en el mundo de la Mediación, pero como os he dicho en distintas ocasiones, también puede ser aplicada en la profesión de la Abogacía e incluso en nuestro día a día.

¡¡VAMOS ALLÁ!!

De todos los elementos que conforman las interferencias comunicativas, esta se denomina BARRERAS DE LA COMUNICACIÓN, que como todas las anteriores pueden llegar a generar posibles conflictos entre las partes.

En esta línea, una comunicación inter partes efectiva requiere, entre otros aspectos, mensajes claros, coherentes, directos y precisos. Por tanto, si lo anterior no se cumple, los mensajes que se intercambian actúan a modo de barreras de comunicación. Contrariamente, si cumplimos con los anteriores requisitos preceptivos, además de que la visión de la relación con la persona de enfrente sea aceptada y compartida por ambas partes, será fácil poder expresar los deseos y necesidades, así como compartir los sentimientos, reconocer al otro, mostrar nuestra simpatía, aceptar una crítica o un argumento, etc…En resultado, la comunicación, podremos afirmar, que será rica y fluida.

En aras a lo anterior, podremos mejorar nuestra eficiencia comunicativa y prevenir la aparición y escalada negativa de conflictos si nos esforzamos en aumentar el autoconocimiento y la autovaloración, conjuntamente a la revisión de los prejuicios y esquemas evaluativos que podemos tener en relación a los restantes, a la vez que fijamos las expectativas o visiones celeras o irreales que damos a situaciones concretas.

Al hilo de lo argumentado, nuestra comunicación entre personas será:

1.-Efectiva, si somos asertivos -oportunos, específicos y descriptivos- en nuestros señalamientos y si, además, mostramos nuestro compromiso y colaboración en la búsqueda de soluciones.

2.- Si a ello le añadimos una escucha de manera activa, atenta y paciente, que como ya tratamos, ello implica un ejercicio previo de abrir realmente la mente y pensar que lo que nos comunican puede enriquecernos y, en consecuencia, valorar nuevas ideas y posiciones distintas a las que tenemos.

3.- Si a todo lo anterior, también mostramos nuestra capacidad para solicitar que nos aclaren algo cuando no lo entendemos, pensando en término de las necesidades del otro, también nos aportará mayor seguridad.

Debemos saber superar y esquivar las barreras comunicativas.

A modo de ejemplo este tipo de barreras pueden aparecer en:

·EMISOR: Mensajes poco claros, imprecisos, incoherencia entre el mensaje verbal y no verbal y/o el mensaje es incomprendido por la otra persona.

RECEPTOR: No usa la escucha activa, no tiene o carece de aptitudes de empatía, prejuicios frente al emisor, suposiciones y/o percepciones irreales del emisor.

·ENTORNO: Ruido, distorsiones, temperatura poco adecuada, altas ráfagas de viento, falta de ventilación, valores, cultura y/o iluminación poco adecuada.

Estos solo son algunos ejemplos, de entre los muchos que pueden darse, pero que tenemos que tener en cuenta al momento de dialogar o conversar, ya que los extremos que os menciono pueden actuar a modo de barreras entre los sujetos de una conversación.

En definitiva, una comunicación libre de barreras comunicativas incrementa, lógicamente, la comprensión y colaboración entre las personas, a la vez que también incrementa positivamente el bienestar emocional de los grupos e individuos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s