Los niveles de adaptabilidad familiar

Buenas tardes letrad@s sentad@s,

En esta ocasión hablaremos sobre uno de los aspectos que más afectan en el seno de las familias provocando per se los distintos conflictos que a lo largo del tiempo se encajonan y tanto cuestan de resolver y transformar con posterioridad. Con ello nos estamos refiriendo a los niveles de adaptabilidad familiar y que a continuación explicaremos y desarrollaremos.

¡¡VAMOS A POR ELLO!!

Como comentábamos de forma previa y, antes de entrar al fondo del artículo, debemos saber que el nivel de adaptabilidad familiar hace referencia a la capacidad que muestra el sistema de una familia para adaptarse a las nuevas situaciones y circunstancias que van apareciendo a lo largo de su ciclo vital. Así pues, se constituye como la capacidad que tiene el sistema familiar de cambiar su estructura de poder, reglas y roles para poder responder de una forma útil o funcional a posibles factores externos que puedan resultar estresantes o también referirse a los distintos momentos evolutivos por los que la familia va caminando a lo largo de su ciclo vital.

De esta forma, cuando en esta estructura o sistema familiar se percibe un periodo de crisis la respuesta a este puede ser:

1.- RESPUESTA ADAPTATIVA FUNCIONAL: A priori esta reacción la encontramos generada por el impacto inicial, es decir, primero con cierta desorganización a causa de la angustia y el malestar y, segundo, una respuesta adaptativa que permite a la familia sobreponerse al impacto referido.

2.- RESPUESTA ADAPTATIVA DISFUNCIONAL: Cuando la estructura familiar reacciona de forma anormal, pueden aparecer diferentes situaciones que deben tenerse en cuenta y que habrá que valorar para poder definir si la mediación puede resultar un recurso viable, o bien el conflicto requiere otro tipo intervención, como puede ser de tipo terapéutico.

En virtud de lo anterior y de los niveles existentes de adaptabilidad podemos clasificar a las familias según estas características. De esta forma, se puede hacer la siguiente clasificación:

  1. Familia estructurada: En esta el sistema familiar tiene los límites marcados, además que las decisiones son tomadas principalmente por la pareja. Respecto a la disciplina, las normas son impuestas de forma firme, por lo que hay pocos cambios en estas, pudiendo prever fácilmente las consecuencias. Los roles son estables, aunque cabe la opción de ser compartidos e incluso, en ocasiones, intercambiados.
  • Familia flexible: Aquí podemos ver que los roles son más fáciles de cambiar y, a su vez, son las que mejor se adaptan a las crisis. Existe flexibilidad en la imposición de normas y, generalmente, funcionan democráticamente. Las consecuencias de las normas es que se negocian dócilmente y de forma consensuada. Los roles se comparten y pueden ser objeto de intercambio.
  • Familia caótica: Hay un control parental ineficaz y que es rechazado. En esta tesitura existe un tipo de disciplina denominado laissez faire que sería la traducción de “dejar hacer”. Las decisiones se toman normalmente por impulsos y las negociaciones son interminables. Lo anterior provoca que los roles no se puedan identificar claramente y, al mismo tiempo, son inestables. Finalmente, las normas son impuesta inconscientemente, con modificaciones frecuentes y, por tanto, poco previsibles.
  • Familia rígida: Ante la aparición de nuevas situaciones o impactos no hay ningún tipo de adaptación, dado que la comunicación es inexistente. El control parental, a comparación del anterior, es muy elevado y el nivel disciplinario es altamente rígido y estricto. Por ello, las normas son inmutables e inalterables y están impuestas de manera muy estricta. Esto provoca que las negociaciones no sean flexibles y las decisiones clave vengan impuestas por los mayores. Los roles son limitados y, de nuevo, están definidos de forma muy rigurosa.  

Concluyendo, de los distintos aspectos que hemos analizado en el Blog sobre los conflictos familiares, este resulta muy relevante dado que la vida, en su sentido más amplio, es incierta e improvisada, por lo que un sistema familiar que sea adaptativo y flexible tendrá un rango mayor de opciones para afrontar los cambios y los impactos que puedan llegar, frente a una estructura familiar rigurosa y estrictamente disciplinada, ya que, esta última podrá convertir estos cambios en conflictos y tensiones familiares complicados de apaciguar.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s